New Stories From 'Urban Agriculture Notes'
Random header image... Refresh for more!

Una crónica de la agricultura urbana

Desde la gallina hasta la cocina: la ruta más corta.

Por Mark Cramer
Suburbano
13 Julio, 2017

Excerpt:

Para que llegue a nuestra cocina, un huevo tiene que hacer varios viajes. Desde la granja, viaja por camión al mercado de mayoristas. De allí, otro camión lo lleva al supermercado. Y, en las culturas dominadas por el automóvil, el huevo hace un tercer viaje motorizado, del supermercado hasta la cocina familiar.

Hay tres intermediarios: los transportistas, los mayoristas y los detallistas que venden a los consumidores. Algunas veces el huevo no descansa entre las escalas y llega al supermercado en dos días o menos, pero es más probable que llegue en 72 horas o más. Frecuentemente tarda hasta un mes antes de que llegue a nuestra cocina.

El viaje de un tomate es más largo. El estudio Food, Fuel and Freeways concluyó que el tomate promedio tuvo que viajar 1,369 millas para llegar al Terminal Market en Chicago, donde los mayoristas venden a los supermercados y restaurantes. Después de su descanso en el Terminal Market, al tomate todavía le faltan dos viajes más para que llegue a nuestra cocina.

Hoy en día, la lamentación “los tomates ya no saben como antes” se oye más frecuentemente que el Padre Nuestro. Esta falta de sabor, “Es un efecto colateral de la búsqueda de cualidades comerciales en el tomate,” explica con ironía involuntaria el investigador Antonio Granell.

Read the complete article here.